Archivo para febrero 2010




Los Dichos de la Agüela (2)

Así como el mulo, así caga el culo.

Anuncios

Add a comment febrero 25, 2010

Los dichos de la agüela

Sordao, barcón y mardita sea tu arma son con la letra L.

(Gracias a Mercedes)

Add a comment febrero 18, 2010

Y el Goya es para… Guille Milkyway

¡Qué guay! Guille Milkyway ha conseguido el Goya a la mejor canción con su rumbita “Yo también”, para la peli del mismo nombre.

¡Como mola!

Y ¡Cómo me alegro!

Que siga…

Add a comment febrero 16, 2010

La Vampira Adolescente (y 2)

Mientras Lucifer estaba pasándolo muy bien porque había atrapado a muchos gatos siameses y de muchas más razas, pero echaba de menos a Elisabet, así que fue a buscarla. Elisabet por intuición también quiso ir a buscar a su perro Lucifer, así que Elisabet le dijo a Marc: -Bueno, yo ya me voy a bucar a mi perro Lucifer-. -Yo también quiero ir-. -Vale, así lo podremos buscar mejor-.

Bajaron las escaleras para ir a la otra planta y salieron por la puerta principal. Allí le esperaba Lucifer, pero se quedó asombrado al ver al chico que acompañaba a su dueña.

-Hola, Lucifer, parece que me has leido la mente-. -Uau-. ladró el perro al chico que estaba allí parado. -¡Ah! Lucifer, éste es Marc. También es vampiro-. Dijo Elisabet en susurros. -Hola perrito-. -Uau-. -Si quieres nos podemos ir a mi casa y te la enseño-. Dijo Marc. La chica se lo pensó y al fin dijo que sí. Entonces fueron corriendo a la gran mansión de Marc, que era muy grande y terrorífica como le gustaba a él. Fueron con mucha prisa, porque si no iba a amanecer en el camino en el que Elisabet y Lucifer harían luego para ir a su casa. Así que Marc le enseñó la casa y se lo pasaron muy bien, aunque llegó la hora de marcharse porque estaba amaneciendo y como se sabe los vampiros no pueden ver la luz del sol, si no se morirían.

Así que ella se despidió de Marc: -Adios Marc. Si quieres podemos vernos mañana por la noche a chupar un poco de sangre fresca-. -Si tú quieres, voy a tu casa-. -Bueno. Adiós-. -Adios-.

En el camino Elisabet estaba alucinada y el perro no la comprendía. -Lucifer, es maravilloso. Creo que es la mejor noche de mi vida-. -Uau-. -¿Me preguntas que por qué? Pues porque he estado contigo y ha molado. Y segundo porque de conocido a Marc y he tenido la suerte de que sea un vampiro como nosotros, Lucifer. ¿A ti como te ha ido?-. -Uau, uau, ua-. -¡Ah! Osea que muy bien. Creo que te has devorado a cinco gatos siameses. ¿A qué sí? -Uauuua-. -Lo sabía. Bueno, ahora nos queda subir a la montaña. Te echo una carrera y quién gane beberá un vaso de sangre. ¿Vale-. -Uau-.

Al fin llegaron al gran castillo de Elisabet. Al entrar la madre dijo: -Hola, te lo has pasado bien, hija-. -Sí, ahora me voy a dormir a mi tumba-. -Tu hermano ya está durmiendo pero tu padre y yo nos vamos a dormir dentro de un rato-. -Vale-.

Cuando Elisabet y Lucifer fueron a su habitación dónde estaba la tumba de Elisabet, negra, espaciosa y con raso dentro y la tumba de Lucifer, que era redonda con los bordes de la puerta dorados. -Lucifer, tú crees que si yo fuese una niña esta noche me la hubiese pasado tan bien, porque es la mejor noche en mis quince siglos-. -Uau-. -Osea, que tu mejor noche también ha sido hoy-.

Ya estaba amaneciendo. Elisabet dijo: -Bueno Lucifer, vomos a dormir. Buenos días, Lucifer-.

FIN

(Escrito por Thais Ubeda a la edad de 9 años)

Add a comment febrero 12, 2010

LA VAMPIRA ADOLESCENTE (1)

Erase una vez un señor vampiro, una señora vampira, un hijo vampiro, una hija vampira y un perro vampiro.

Una familia vampiro que vivía en lo alto de una montaña, en un castillo oscuro, muy grande y con muchas habitaciones, en una de las cuales habitaba una vampira adolescente muy guapa, alta y delgada que se llamaba Elisabet, a la que todo el mundo llamaba la niña, pero a ello no le gustaba porque decía que ella ya no era una niña, pues tenía 15 siglos y cada vez que decía eso, su madre, su padre y su hermano se echaban a reir. Ella se consolaba con su perro Lucifer, que era blanco con manchas negras y le gustaba en especial la sangre de gatos siameses.

-Lucifer, tú no creerás que soy una niña. ¿No?

-Uau.

-Ya lo creía. ¡Eh! Lucifer sabes lo que se me está ocurriendo. ¿Vamos a morder a alguien?

-Arf.

Y Lucifer movió el rabo. Elisabet fue corriendo a preguntárselo a su madre: -Mamá, Lucifer y yo nos vamos-. -Pero si vamos a cenar-. -¿Sí?-. -Claro que sí y además hay sangre de 1480, de las botellas de reserva-. A Elisabet se le hizo la boca agua, pero se aguantó, pues quería demostrar que podía resistir la tentación: -Lo siento, pero me voy ya porque me gusta más morder que beber sangre-. -¿A qué hora vas a venir-. -Cuando salga el sol-. Y Lucifer y Elisabet salieron del castillo oscuro y muy grande.

Los dos se fueron primero a la casa de una bruja a la que a todos no les caía nada bien. Elisabet se fue a por la bruja y Lucifer a por su gato negro y feo. Después a una casa muy grande en la que había mucha gente y muchos gatos siameses, como le gustaban a Lucifer, en total llenaronm su cuerpo de mucha sangre, además de pasárselo muy bien.

Después de un rato de descanso, Elisabet le propuso a su perro Lucifer una cosa: -Lucifer, tú te vas a perseguir gatos siameses y yo me voy a esa discoteca que es muy guay. Vale-. -Uau-. Ladró el perro. -Pues bueno, adiós Lucifer-. Elisabet se fue por el camino más corto y más oscuro, porque era el camino que más le gustaba. Al llegar a la discoteca, entró y lo primero que hizo fue bailar y entonces vió a un chico algo, guapo y moreno que se acercaba y ella lo único que se preguntaba era si él era un vampiro. Cuando se acercó le dijo: -Hola-. Y ella contestó: -Hola-. -¿Cómo te llamas?-. -Elisabet. ¿Y tú?-. -Yo, Marc-. Dijo él. -¿Quieres bailar?-. -Bueno-.

Mientras en el castillo: -Marido, ¿te ha gustado la cena?-. -Sí, lo que pasa es que estoy preocupado-. Y el niño dijo: -Yo sé por qué-. -¿Por qué?-. -Porque como Elisabet y Lucifer están fuera…-. -¿Es por eso?-. -Sí. A lo mejor están en peligro-. -Tu hija tiene sus colmillos, sabe defenderse y Lucifer sabe volver solo-. -Bueno, si tú lo crees-.

En la discoteca seguían bailando: -Oye-. -Sí-. -¿Tú por casualidad eres un vampiro?-. Preguntó Elisabet. -Sí, te diré la verdad, si, lo soy-. -Qué bien-. -¿Te alegras?-. -Sí, porque la verdad es que yo también lo soy. Vivo en el castillo de la montaña con mi perro Lucifer, mi madre, mi padre y el tonto de mi hermano-. ¿Y todos ellos son vampiros?-. -Sí, hasta mi perro-. -Pues yo vivo solo en mi mansión-. -Supongo que no te aburrirás-. -Si me aburro porque estoy siempre solo y nadie me viene a visitar-. -Pues yo te podía ir a visitar, si no te importa-. -Bueno, si tú quieres-. -Vale, vamos a bailar-.

….

Add a comment febrero 10, 2010

paranoia de un paranoico

…estoy bloqueado…

…no puedo pensar…

…necesito ayuda…

…son ellos…

Add a comment febrero 8, 2010

Paranoia…

… ya están cerca. Nos visitan y se adueñan de nosotros. y encima les apluadimos…

… ya están cerca…

… al acecho…

me tengo que esconder…

Add a comment febrero 2, 2010

Páginas

Categorías

Enlaces

Meta

Calendario

febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Posts by Month

Posts by Category